Home / Actualidad / Neumáticos modernos en Porsche clásicos

Neumáticos modernos en Porsche clásicos

 

P14_0804_a4_rgb

Porsche realiza tests de neumáticos modernos sobre unidades de sus coches históricos más emblemáticos, como el 356.

La elección de un juego de neumáticos para un coche con más de cincuenta años no se limita tan sólo a buscar una medida exacta o equivalente a la que corresponde al vehículo, sino que el proceso debería ser algo más complejo.

La evolución tecnológica que ha experimentado el neumático en las últimas décadas no se corresponde con las características de los vehículos clásicos, que han permanecido invariables con el paso del tiempo y siguen contando con una tecnología que hoy nos parece prácticamente obsoleta. Por este motivo, optar por un neumático actual para equipar un coche con 30, 40 o 50 años puede ser una elección equivocada.

Un neumático actual, aunque tiene mejores propiedades que el de hace décadas, se ha desarrollado para vehículos con tecnología moderna, y no siempre se adapta correctamente al comportamiento del chasis de un coche clásico. Así lo entienden en Porsche, que desde hace años dedican parte de su I+D a estudiar el comportamiento de los neumáticos actuales en sus coches históricos. Desde el centro de pruebas Contidrom, cerca de Hannover (Alemania), Porsche realiza diversos tests para probar y aprobar nuevos neumáticos para los Porsche clásicos. Porsche homologa estos modelos que superan las pruebas, que son reconocibles por la marca N en el flanco.

P14_0802_a4_rgb

Un neumático actual mejora el comportamiento de un coche clásico, pero no siempre ocurre así. Hay que comprobar la respuesta en mojado.

Medidas correctas, comportamiento errático

Para la realización de estos tests, la marca alemana utiliza unidades provenientes de su museo, desde los 356 con más de 50 años de vida, pasando por las diversas generaciones del 911, los modelos transaxle y motor delantero 924, 944, 968 y 928, hasta la primera generación del Porsche Boxter.

El objetivo de los tests es comprobar qué modelos de neumáticos se adaptan correctamente a estos viejos vehículos, de forma que mejoren efectivamente el comportamiento y la seguridad en carretera, sobre todo en calzadas mojadas y a la hora de frenar.

El montaje de un juego de neumáticos modernos en un coche clásico con la premisa de que “sólo importa el tamaño” es un error, según Porsche. En un Porsche 356, por ejemplo, la agilidad y el comportamiento en carretera podrían verse afectados. Quizás en seco no habría problema, pero sobre asfalto mojado la cosa cambiaría, según la marca alemana.

Los tests que hace Porsche sobre los neumáticos consisten en probar el comportamiento en seco y mojado, la realización de pruebas de frenado y la comprobación de la resistencia al aquaplanning, básicamente. Las pruebas tienen como objetivo medir el comportamiento preciso de los neumáticos cuando se les lleva al límite. Se analizan, entre otros parámetros, el movimiento inicial de la dirección, si el coche gira o no limpiamente en la curva, el comportamiento controlado bajo una aceleración transversal alta o la ausencia de pérdida de adherencia a la salida de las curvas.

P14_0820_a4_rgb

Los coches clásicos ruedan muy de vez en cuando, y sus neumáticos envejecen por el tiempo antes de por el uso. Conviene tenerlo en cuenta.

Nunca rodar con un neumático envejecido

Porsche hace especial hincapié en aconsejar a sus clientes que eviten conducir uno de sus clásicos con neumáticos caducados. Es evidente que con el paso del tiempo los neumáticos pierden propiedades, aunque tengan su dibujo intacto. Esto suele ser muy habitual en vehículos clásicos, que pasan mucho tiempo parados en el garaje y sólo salen a rodar de vez en cuando.

Durante una sesión de tests, el experto de pruebas de neumáticos Dieter Röscheisen condujo un Porsche 930 Turbo de 1988 con neumáticos elaborados hacía doce años. El resultado, según Röscheisen, es que “esos neumáticos ofrecían muy poca tracción, especialmente en mojado, y su rendimiento de frenada era pobre.  Así, hacían extremadamente difícil la conducción, máxime en un vehículo sin ABS, debido a la alta tendencia al bloqueo de las ruedas delanteras. Al principio, el coche se mete lentamente en las curvas, y lleva a un incómodo subviraje, algo que es atípico en la puesta a punto básica de Porsche. Y en algún punto de la curva aparece de repente algo de tracción, que hace que la parte trasera se mueva de forma inquietante. El comportamiento de un Porsche 930 normal se ve realmente afectado y requiere manos expertas, sobre todo en mojado, para evitar perder la trasera de forma brusca”.

Con un neumático 185/70 R 15 homologado para el Porsche 356, las sensaciones son muy diferentes: “Este juego proporciona una impresión general muy buena, incluso en el 356 con las llantas más pequeñas de 5.0 JX15. Ofrece gran agarre y un buen equilibrio. La tendencia al subviraje y sobreviraje es baja, y cuando se escapa de atrás no lo hace de manera violenta. Se puede conducir de forma rápida y precisa, con una alta sensación de seguridad en todo momento”, señala Röscheisen.

P14_0818_a4_rgb

La fabricación de neumáticos homologado para clásicos se hace en cortas series. Las marcas recomiendan preservarlos de las altas temperaturas y la luz para preservar sus propiedades.

Almacenar neumáticos como un buen vino

Los neumáticos  modernos, si son adecuados, mejoran el comportamiento de cualquier coche clásico. Los mejores componentes químicos empleados, la estructura del neumático, el diseño de la banda de rodadura, todo contribuye a un mejor agarre y una menor resistencia a la rodadura.

No obstante, la fabricación de neumáticos homologados para vehículos clásicos suele hacerse en pequeña producción. Si tenemos en cuenta que a partir del quinto año desde la fabricación empiezan a perder propiedades de elasticidad y adherencia, conviene evitar ese envejecimiento. Porsche recomienda algo que no todo el mundo tiene capacidad de hacer: almacenar un juego de neumáticos nuevo en la oscuridad y a bajas temperaturas (en una bodega de vino, por ejemplo) mientras tienes el clásico en el garaje con el juego de neumáticos viejo. Y cuando te dispongas a cogerlo, efectuar el cambio.

P14_0811_a4_rgb

Porsche ofrece a sus clientes un listado de modelos actuales de neumáticos que se ha comprobado que ofrecen una respuesta correcta en cualquiera de sus modelos históricos.

Porsche también recomienda inflar los neumáticos al máximo permitido (unos 4,5 bares) cuando el coche va a estar parado durante mucho tiempo, para evitar el efecto de “planeo” que podría inutilizarlos.

En la página de Porsche Classic: http://www.porsche.com/uk/accessoriesandservice/classic/ puedes encontrar el listado de neumáticos homologados para Porsche clásicos, más o menos actualizado, repartido por modelos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*